Sin perder su caracteristica de departamento moderno y pujante, Maipú entrelaza habitualmente su esforzado presente con un glorioso pasado forjador de libertad y progreso del cual ha quedado un abundante y valiosisimo patrimonio historico y tradicional.

Estos verdaderos monumentos, reconocidos como tales por sendas resoluciones del Poder Ejecutivo Nacional, no solo sirven como viviente testigo de un pasado glorioso, sino ademas como atractivo para la visita de lugarenos y turistas.

Importa destacar sobre el particular que todos los dictamenes del PEN obtenidos, han respondido a gestiones realizadas por la filial Maipu de la Junta de Estudios Hstoricos de Mendoza. Precisamente a esto se refiere el destacado miembro de la entidad cultural, Carlos H. Dolcemascolo, en un pormenorizado trabajo que realizara sobre los lugares historicos del departamento en 1986, del cual se extrae la siguiente reseña.

- Capilla de "Nuestra Señora del Rosario" - Las Barrancas
- Batalla de Rodeo del Medio - Fray Luis Beltrán
- Posta de Rodeo del Medio - Rodeo del Medio
- Sepulcro del Tte. Gral. Rufino Ortega - Rodeo del Medio
- Casa de don Juan de la Cruz Videla - Cruz de Piedra
- Chalets de Giol y Gargantini - Ciudad de Maipú
- Casa de don José Alberto de Ozamis - Ciudad de Maipú
- Sede Primera Municipalidad de Maipú - Ciudad de Maipú
- Capilla de Ozamis - Ciudad de Maipú
- Capilla de Los Sosa - Ciudad de Maipú
- Primera Escuela para niñas - Ciudad de Maipú
- Casa de don Juan Francisco Guevara - Russell
- Usina Hidroelectrica de D.A. Barrera - Coquimbito
- Altar de los Fundadores - Ciudad de Maipú
- Cuarto Regimiento de G. Nacionales - Cruz de Piedra
- Casa y Oratorio de Ignacio S. Rodriguez - Coquimbito
- Casa de las Bóvedas - General Ortega
- Casa del Tte. Gral. Rufino Ortega M. - Rodeo del Medio
- Casa de Lucila B. de Bombal - Rodeo del Medio
- Casa de Rufino Ortega Ozamis - Fray Luis Beltrán
- Iglesia de San Roque - San Roque
- Posta de San Roque - San Roque
- Cementerio de San Roque - San Roque
- Carril "Los Barriales" - San Roque - Fray Luis Beltrán

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPILLA “NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO”
- Las Barrancas -
“MONUMENTO HISTÓRICO” - Decreto P.E.N. N°9051- 21/12/1972

La referida capilla se encuentra emplazada en el más antiguo de los dos centros poblados importantes que posee el distrito Las Barrancas y sobre el costado Norte de la arteria denominada precisamente “La Capilla”, a una distancia de 100 metros al Este de su interseccion con la calle “Munives”.

El Valle de Las Barrancas, con su notable concentración indigena alentada por la cercania del Rio Mendoza, oriento, allá por el inicio del siglo XVII a las corrientes evangelizadoras que llegaron para desplegar sus actividades especificas sobre el territorio cuyano.

Desde entonces y a través del tiempo, fueron numerosos los sacerdotes que por alli peregrinaron impartiendo a los nativos de la región los principios de la religion católica, efectuando fecundas siembras de fe y esperanza.

Monseñor Jose A. Verdaguer en “Historia Eclesiástica de Cuyo”, refiere que ya en 1807 existia la capilla y el cementerio aledano, complejo que continúa prestando servicios a la comunidad.

Esta afirmación se fundamenta en constancia que se conserva en la Parroquia de La Consulta (San Carlos), la que indica textualmente: “En esta capilla de Las Barrancas, de “Nuestra Señora del Rosario”, del Valle de Uco, vice parroquia de la Villa de San Carlos, en diez y seis de enero de mil ochocientos siete, yo el senor don Cayetano Dahal. cura vicario interino, enterre con entierro menor y cruz baja el cuerpo de Teresa, espanola, parvula, de cuatro años, hija legítima de Francisco Borjas Barrera y de Mercedes Jofré, españoles”.

Desde su primitiva atencion por parte de la vice parroquia de San Carlos, hasta su actual dependencia de la parroquia de Cruz de Piedra (Maipu-Mendoza), la capilla mencionada registro diversas vinculaciones.

En cuanto al distrito Las Barrancas, comprendiendo gran parte de las tierras del viejo valle, con todos sus atributos y sus valores creados por el tiempo y por los hombres, naturales y sucesivos pobladores, fue anexado al departamento Maipu, por ley del 18 de abril de 1884.

Cuando la Junta de Estudios Historicos de Mendoza - Filial Maipu -, se encontraba abocada a la reunion de antecedentes destinados a fundamentar las gestiones conducentes a la declaratoria de “Monumento Historico”, el Prof. Carlos Massini Carreas, entonces Director del Instituto de Historia del Arte, de la Universidad Nacional de Cuyo, produjo en 1968, un minucioso estudio en torno a la capilla “Nuestra Senora del Rosario”, ocupandose de su estilo, de sus caracteristicas y de sus valores historicos y tradicionales.

Algunos pasajes de su extenso trabajo senalan “La capilla que consideramos pertenece al estilo colonial popular que ha cubierto el territorio argentino en el Norte, especialmente en Salta y Jujuy y que ha llegado hasta Cordoba. En Mendoza el numero de templos dentro de este estilo popular ha sido mas escaso, y a lo cual se agrega la destruccion producida por los terremotos y por la ignorancia, en este aspecto, en nuestro siglo XIX. Por eso el presente caso tiene especialisimo interes dado lo raro que es encontrar en el territorio de la provincia construcciones conservadas que pertenecen a ese tipo de arte”.

“Se trata de un templo rural con su conocida planta de nave unica, estrecha, siempre mucho mas larga que ancha y que lleva en la cabecera, de cada lado, una sacristia y contrasacristia, como casi todas sus congeneres”.

Concluye su analisis el Prof. Massini Correas, reafirmando:

“Considero, por consiguiente, que esta iglesia debe ser restaurada y conservada como expresion del pasado artistico y religioso de Mendoza”.

Efectivamente asi ocurrio, declarada “Monumento Historico”, ha sido convenientemente reparada, interior y exteriormente, y hoy exhibe a la comunidad y visitantes su ilustre gallardia y la representatividad espiritual de toda una epoca de intensa como positiva actividad religiosa desarrollada en la region, cuyo punto de partida dista cerca de cuatro siglos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

BATALLA DE RODEO DEL MEDIO
- Fray Luis Beltrán -
“LUGAR HISTÓRICO” - Decreto P.E.N. N° 1178 - 17/10/1974

La batalla de Rodeo del Medio o Vuelta de la Cienaga, tuvo lugar el 24 de setiembre de 1841.

Se encontraron en la oportunidad fuerzas federales y unitarias, al mando, respectivamente, de los Generales Angel Pacheco y Gregorio A. de Lamadrid, obteniendo las primeramente nombradas una concluyente victoria.

Conviene senalarse que por aquellos anos el area conocida bajo la denominacion de Rodeo del Medio comprendia una extension territorial que se prolongaba mucho mas alla de su actual delimitacion.

Luego, al producirse la division interna del departamento Maipu, fundado el 14 de mayo de 1858, sectores de tales tierras fueron insumidos por jurisdicciones aledanas. Asi pues el escenario del combate paso a ser, desde entonces, parte integrante del hoy distrito Fray Luis Beltran.

Al cumplirse el primer centenario del citado hecho de armas, la Junta de Estudios Historicos de Mendoza hizo levantar una sencilla cruz al costado Sur del antiguo carril nacional (R.P. N°8), a unos 550 metros al Este de la interseccion del mismo con calle “El Resplandor”, sobre el que fuera campo de la accion.

Sobre esos terrenos, en el presente convertidos en vergeles merced al trabajo tesonero del hombre, ha quedado la cruz como testimonio indicativo a vecinos y viajeros, de uno de los mas crueles enfrentamientos sostenidos en el trayecto de las contiendas civiles en nuestro país.

El resultado del combate cabe ser medido en ese aspecto, no solo por las cuantiosas perdidas humanas producidas durante su transcurso, sino también por efecto de las persecuciones implacables de que fue objeto el vencido a través de llanos y montañas mendocinas.

También en lo político, la batalla de Rodeo del Medio, tuvo una singular trascendencia en ese momento argentino.

Juzgada como accion militar, dejo margen para diversas evaluaciones emanadas de especialistas en la materia, coincidentes todos en puntualizar las precisas y acertadas disposiciones adoptadas por Pacheco, junto a juicios adversos con respecto a la conduccion impuesta por Lamadrid y hacia las actitudes asumidas por varios de los mas caracterizados jefes de su ejercito.

Destacados y prestigiosos escritores argentinos han emitido opiniones y conceptos en relacion a este suceso. Relatos, descripciones y comentarios ocupan paginas importantes dentro del caudal bibliografico dedicado a esa epoca del pasado nacional.

En la actualidad el predio que asume la representatividad historica del escenario de la confrontacion posee una superficie de 110 metros cuadrados aproximadamente, en cuyo centro se conserva el motivo recordatorio anteriormente mencionado.

Esta traccion de terreno, por gestion de la Junta de Estudios Historicos de Mendoza - Filial Maipu-, ha sido donado a la Municipalidad local por los propietarios del inmueble, Sra. Ana Maria Martin de Rodriguez y Sr. Antonio Rodriguez.

Por resolucion oficial, la entidad precedentemente citada tiene la responsabilidad del cuidado y conservacion del sitio, el cual se encuentra convenientemente acondicionado con sus puentes, senderos y jardines que sirven a las anuales evocaciones que alli se realizan.

El “Lugar Histórico” que recuerda a la batalla de Rodeo del Medio, constituye la expresion del emotivo homenaje a los hombres, sin distincion de causas o banderas, que perdieron sus vidas en la intensidad de la lucha y en las derivaciones que la misma produjera.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

POSTA DE RODEO DEL MEDIO
- Rodeo del Medio -
"LUGAR HISTÓRICO” - Decreto P.E.N.: N° 367 – 18/02/1975

La Posta de Rodeo del Medio estuvo situada a la vera del viejo carril nacional, a poca distancia del hoy centro cabecero del distrito homónimo, y a unos 150 metros al sur de las vías del ferrocarril General San Martin.
Junto a ella se levantaba el oratorio dedicado a la Virgen del Carmen.
Sobre el área afectada a la misma todavía subsisten restos de la antigua construcción, con la consiguiente restauración impuesta por su actual destino de vivienda familiar y pequeño sector forestado, donde se yerguen dos legendarias palmeras, que exhiben, en su presencia física, el transcurso del tiempo.
En 1776, en plano del itinerario real desde Bueno. Aires a Mendoza, ya consta su existencia y desde entonces en mas se la encuentra inserta en cuanta documentación se relaciona con el mencionado recorrido.
Alrededor de 1790 la Posta de Rodeo del Medio pertenecía a don Gregorio y don Martin Moyano, quienes continuaron al frente de la misma durante muchos anos.
Dada su ubicación, es innegable que aquella constituyo paso obligado para todos quienes llegasen o se ausentaran de Mendoza desde o hacia Buenos Aires u otros puntos del país, para los cuales esa ruta seria como principal medio de contacto.
En consecuencia, es, natural que el lugar que nos ocupa, además de registrar los pasos habituales troperos y viajeros, recibiera a ilustres personalidades cultores de distintas disciplinas: religiosos, militares, políticos, etc., brindándoles, bajo su techo acogedor y la atención esmerada de sus propietarios, el descanso reparador, ya sea para acometer los últimos 25 kilómetros que distaba de la ciudad de Mendoza o enfrentar los rigores del trayecto hacia el Este.
El 7 de setiembre de 1814, cuando el General San Martin, concurría a la asunción de su cargo de gobernador Intendente de la Provincia de Cuyo, se detuvo en la Posta de Rodeo del Medio, manteniendo amable reunión con los Sres. Moyano. A esta primera entrevista se sucederían otras, como lo atestigua documentación emanada de la pluma del Gran Capitán.
En febrero de 1824, procedente de Buenos Aires y luego de transponer las 37 postas diseminadas en el largo recorrido, llegan al citado lugar Monseñor Juan Muzzi, Legado Papal y el Canonigo Juan María Mastai Ferretti que mas tarde ocuparía el Trono Pontificio como Su Santidad Pio IX, acompañados, en calidad de Secretario, por el Pbro. José Sallustti.
Don Juan Isidro Maza, notable investigador e historiador mendocino, en uno de sus numerosos trabajos relacionados con el pasado regional, luego de comentar la presencia del General San Martin y de los altos dignatarios de la Iglesia, expresa: “Rodeo del Medio era el portal de la ciudad de Mendoza, su posta la ultima del itinerario desde Buenos Aires, donde todos los viajeros sentían alegres el cercano arribo a la capital de Cuyo”.
“Ilustres personalidades pasaron por el lugar rumbo al Este o al Oeste, empezando o terminando así serenamente el desafío al desierto".
"En 1810 el Comandante Manuel Corvalan registra su paso por la vieja posta trayendo a Mendoza la proclama de la Revolución de Mayo”.
“En 1816 lo hicieron los doctores Juan Agustín Maza, Tomas Godoy Cruz, Francisco Narciso de Laprida y Fray Justo Santa María de Oro, camino al Congreso de Tucumán”.
“Agranda este pedazo de tierra su inmortalidad y su historia en 1817 cuando el chasqui de Chacabuco conducía a Buenos Aires el parte de la victoria”.
En resumen, la Posta de Rodeo del Medio, en su prolongada vigencia, observo una singular identidad con la libertad, la organización y el progreso económico del país, a través de la presencia de prominentes viajeros y heroicas tropas de carretas transportadoras de la rica producción agrícola mendocina hacia distintos destinos nacionales.
A instancia de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza -Filial Maipú-, institución gestora de su condición de “Lugar Histórico’, se ha efectuado, junto al terreno que fuera asiento de la posta, el acondicionamiento y señalización que fue posible, como así, ha sido construido un motivo ornamental que, asumiendo función recordatoria, constituye base para placas y ofrendas.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SEPULCRO DEL TENIENTE GENERAL RUFINO ORTEGA MOLINA
- Rodeo del Medio -
“MONUMENTO HISTÓRICO” - Decreto P.E.N.: N° 3068 - 03/12/1979

Ubica en la Capilla del Sufragio, adjunta a la Iglesia -Santuario “María Auxiliadora” de la citada localidad.
A pocos años, del fallecimiento del Teniente General Rufino Ortega Molina, ocurrido el 20 de noviembre de 1917, las autoridades religiosas pertinentes consintieron en ‘que se erigiese un hermoso mausoleo en la galería, de la Capilla del Sufragio, considerando ese sepulcro honroso para la escuela y para el santuario por tratarse de un bienhechor y de un militar de alta graduación y de brillante actuación en el Ejercito Argentino”.
Concretada en realidad la obra, surgida de la inquietud familiar y popular, los restos del expedicionario al desierto fueron trasladados a Rodeo del Medio para ocupar el referido mausoleo el 10 de agosto de 1925.
“Una lapida de bronce colocada junto al sarcófago atestigua la gratitud perenne de los hijos de Don Mosco al ilustre General”.
Esta, como así la anterior referencia pertenecen a “Memoria Biográfica del sacerdote Aquiles Pedrolini” recopilación del Pbro. Pablo Ardizzone, de la Congregación Salesiana.
Don Rutino Ortega Molina nació en Mendoza el 22 de agosto de 1847. Muy joven inicio su carrera militar, incorporándose al ejército en 1865, luego de un breve paso por la armada.
Tomo parte en varios combates desarrollados durante la guerra con Paraguay y en numerosos encuentros producidos a consecuencia de conflictos internos.
Participo en la primera batalla de Santa Rosa, librada el 29 de octubre de 1874, en territorio mendocino, donde resulto gravemente herido.
Desde su primer destino en la frontera Sur de Mendoza, hasta su campana de Los Andes, cumplida en el curso de los anos 1882 y 1883, Ortega tuvo activa intervención en la lucha contra el indígena.
En enero de 1879, en marcha iniciada desde el Fortín “El Alamito” - General San Martin -, sito en el departamento Malargue, efectuó importantes reconocimientos, acopiando valiosos antecedentes que habrían de resultar de eficiente aplicación en el desplazamiento de la Cuarta División del Ejercito Expedicionario que, desde ese mismo sitio, partiera en abril siguiente, al mando del Coronel Napoleón Uriburu, dentro de los objetivos de la Conquista del Desierto orientada por el General Julio A. Roca.
Luego de otros destinos y responsabilidades y obtenida la jerarquía de Teniente General el 14 de junio de 1910, paso a situación de retiro el 22 de agosto de 1912.
En lo civil, integro la Primera Municipalidad de Maipú, constituida el 22 de diciembre de 1872, cuya presidencia ejerció durante breve término.
Fue elector de gobernador de la provincia, diputado provincial, gobernador de Mendoza entre febrero de 1884 e igual fecha del ano 1887, periodo en el cual, entre otras interesantes obras, creo el archivo judicial y administrativo y el registro civil. Fomento la inmigración y estimulo la educación primaria y secundaria. Fundo departamentos y pueblos.
Concluida su misión al frente del Poder Ejecutivo de Mendoza, paso a ocupar una banca en el Senado Nacional.
La localidad de Rodeo del Medio, asiento de su residencia durante buena parte de su vida y donde ubicaron sus principales intereses económicos, conserva todavía, con innegable trascendencia provincial, valiosos legados provenientes de su generoso como progresista accionar.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SECTOR OCUPADO POR LA CASA QUE FUERA DE DON JUAN DE LA CRUZ VIDELA
- Cruz de Piedra -
“SOLAR HISTÓRICO” - Decreto P.E.N. N° 387 – 22/02/1982

A 180 metro, aproximadamente, en dirección al Este, de la intersección de las calles Juan de la Cruz Videla - costa del Canal Pescara - y Ramón Videla Aranda, sobre el costado Sur de esta, en el paraje de “Tres Esquinas”, se encuentra la vieja casona que perteneciera al primer subdelegado del departamento Maipú, pisando un terreno de 1.796 metros cuadrados, que ostenta la condición de “Solar Histórico”.
Dicha residencia, parte de cuya estructura soporta el transcurso de mas de dos siglos, fue sede del Regimiento de Guardias Nacionales actuante en la región, constituyo centro de las actividades administrativas, de control y seguridad en los primeros anos de vida del territorio departamental y en torno, suyo giro mucho del acontecer político desarrollado en la provincia durante una etapa de frecuentes alternativas.
Sus diversos y cómodos ambientes y amplias galerías fueron escenario de amables tertulias, con la participación de ilustres hombres de la iglesia, prestigiosos integrantes del ejército, destacados políticos y caracterizados miembros de la sociedad mendocina, atentos a la convocatoria generosa, cordial y cristiana de don Juan de la Cruz Videla.
Heredada de sus mayores, junto a importantes extensiones de tierras aledañas, afectadas al cultivo de distintas especies agrícolas, pertenece en la actualidad al bisnieto del distinguido ciudadano, Dr. José T. Marzari C.
En el extremo Sur-este de la residencia que nos ocupa, se halla el “pequeño oratorio, de planta irregular”, según la mención de Mariano Mantilla en “Historia de la Casa de Videla”. Autor que se ha ocupado, al igual que otros especialistas en la materia, en señalar y destacar la existencia y las particularidades arquitectónicas de la citada obra.
Allí estuvo en custodia la Virgen del Buen Viaje, a partir de algún tiempo después de su recate de entre les escombros producidos por el terremoto de 1861. Imagen que en 1906 fue entregada a la Compañía de Jesús por la Sra. Tiburcia Videla Aranda y su esposo Sr. Jorge Cespedes, entonces propietarios del inmueble.
Dicho oratorio todavía sirve eficientemente al espíritu religioso de la familia, como lo fuera en el pasado, y en su interior se encuentran sepultados los restos de don Juan de la Cruz Videla, fallecido el 6 de marzo de 1881, donde recibe el recuerdo y el homenaje de sus descendientes y del pueblo maipucino.
Además de su función como primer subdelegado del departamento Maipú, que le fuera asignada a poco de su creación el 14 de mayo de 1858, fue convencional constituyente, diputado provincial, Comandante del Regimiento de Guardias Nacionales, elector de gobernador, etc.
Sobre estas importantes misiones que ejerció con honestidad, responsabilidad y patriotismo desarrollo una intensa y productiva actividad agrícola, industrial comercial, tareas a las que ofreció su trabajo fecundo y su característica orientación progresista.
La educación popular tuvo especial ubicación dentro del caudal de sus inquietudes. Facilito sede y elementos de su propiedad y costeo haberes para el funcionamiento de escuelas primarias y en determinadas circunstancias, merced a su absoluta disposición moral y material fue posible que la población de la zona contara con los beneficios de la enseñanza pública.
La vieja casa, con sus muros impregnados de historia y tradición, el referido oratorio con su rica trayectoria espiritual y la personalidad ilustre de su propietario, don Juan de la Cruz Videla, constituyen testimonios del pasado lugareño, con una notable gravitación dentro del desenvolvimiento socia, cultural, administrativo, político, etc., de la provincia de Mendoza.
Frente al contenido del decreto emitido el 22 de febrero de 1982, que se refiere exclusivamente al terreno, la Junta de Estudios Históricos de Mendoza - Filial Maipú - ratificando su idea originaria que tenia como primordial sentido la protección y resguardo físico de la antigua casona, sobre la base de sus valiosos atributos, recurrió nuevamente, en fecha 28 de agosto del citado ano, ante el organismo nacional competente, solicitando se le instituyera el carácter de “Monumento Histórico”, presentación que aun no ha obtenido el dictamen oficial pertinente, pero, completada toda la documentación exigida, se esta a la espera de la correspondiente resolución.
NOTA: Mediante decreto N° 655, de la Presidencia de la Nación Argentina, fechado el 29 de abril de 1994, se le instituyo a la edificación el carácter de “MONUMENTO HISTORICO NACIONAL”.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CHALETS DE GIOL Y GARGANTINI
- Ciudad de Maipú -

Han sido construidos a escasos metros del costado Oeste del Carril Ozamis entre las calles Alejandro Suarez y Dionisio Segundo Herrero.
El que fuera levantado para residencia de don Bautista G. Gargantini lleva como individualización municipal los N° 912/16, mientras que el destinado a cobijar la permanencia en la zona de don Juan Giol, los N° 984/88.
Rodeando ambos edificios y dentro de la superficie que se cierra por el Oeste con la calle 20 de junio, existe una hermosa arboleda, conformada por distintas especies, atractivos espacios verdes y la belleza de las flores en cuidados jardines. Abarcando toda la longitud que corresponde al predio ocupado por los dos chalets, se coloco, en su momento, una artística verja asentada sobre basamentos y sostenida por columnas de mampostería y frente a cada uno de ellos se instalaron los respectivos portones, de iguales características.
Las citadas columnas, como así aquellas a las cuales están adheridos los mecanismos de funcionamiento de los aludidos portones, han sido ornamentadas con especiales aplicaciones y molduras.
Estos elementos, con la estructura edilicia y el parque y jardines circundantes, crean un distinguido panorama de notorio valor arquitectónico y cultural, no exento de historia y tradición.
Don Julio Fernández Peláez en “Historia de Maipú”, expresa: “Habían levantado en Maipú, a solo 1 km de la villa, dos mansiones señoriales llamadas “La Colina de Oro”, que recordaba un bello lugar de Suiza, de ese mismo nombre, sobre el lago de Lugano, pueblo de Gentilino, de donde era oriundo Gargantini. La del Sr. Giol era de estilo egipcio y del Sr. Gargantini de estilo moderno, construida, por los ingenieros Ciancio Hnos. y Mignani. Todavía la Villa Giol es hoy orgullo arquitectónico entre los modernos edificios de Maipú”.
Un trabajo elaborado por María del Carmen Llaver, titulado “La Arquitectura en Mendoza desde 1904 a 1915, publicado en “Cuadernos de Historia del Arte” N° 10, editado por la Universidad Nacional de Cuyo, contiene minuciosas referencias sobre la construcción y ornamentación de los edificios que motivan el presente capitulo.
De dicho estudio, se transcriben los siguientes comentarios:
“El ingeniero Mignani poseía una empresa constructora en sociedad con Ciancio. Ambos realizaron dos casas al Sur de la Bodega Giol. La primera casa camino a Maipú fue construida en 1908 para el Sr. Juan Giol. Su estructura es netamente del segundo imperio...”.
“Esta bien logrado el estilo chalet, con influencia francesa venida de Suiza, que se combina armónicamente con elementos modernistas...”.
“Sin duda alguna, la idea del constructor se ve realmente lograda”.
“Fue realizada por estos mismos constructores en 1910 la segunda de las casas de la bodega, la antigua propiedad de don Bautista Gargantini. El edificio es netamente modernista, al igual que la verja que parece fue colocada por ese tiempo, similar en ambas casas.
“Los pilares cuadrados que soportan la carga, son de ascendencia egipcia. Toda la casa esta rodeada de galerías, tanto en la planta baja como en la alta...”.
“En este edificio se pueden apreciar, por simple comparación con su antecesor, soluciones arquitectónicas esenciales dadas por el constructor, tales como la iluminación y la distribución de ambientes”.
En la actualidad ambas edificaciones, sobre la base de sugerencia formulada por la junta de Estudio, de Mendoza - Filial Maipú-, merecieron la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Provincia, mediante resolución legislativa del mes de diciembre de 1991.
Las mismas, junto a su entorno, fueron cedidas a la Municipalidad de Maipú, en octubre de 1992, con un específico destino: La instalación del Museo Nacional del Vino y la Vendimia.
Juan Giol nació en la provincia de Udine (Italia).
Durante los primeros anos posteriores a su arribo a Mendoza, trabajo en el establecimiento de la firma Tiburcio Benegas, y ya dispuesto a independizarse, en 1890, alquilo un pequeño viñedo en Las Heras e industrializo su producción.
Tras otras experiencias en la materia, se traslado a Maipú, donde constituyo con su cuñado don Bautista Gargantini una sociedad en 1886, la que paso a evolucionar bajo la identificación de ambos. Esta entidad comercial e industrial inicio en 1897 la construcción de su bodega situada en la hoy ciudad de Maipú.
En 1911 la sociedad se disuelve por retiro voluntario del Sr. Gargantini, pero ya la semilla había germinado vigorosamente, dando preciosos frutos en Maipú y Rivadavia.
Don Juan Giol continua avanzando, ya como titular de “Bodegas y Viñedos Giol S.A.”, llegando, con sucesivas ampliaciones y adquisiciones, a constituir la bodega más grande del mundo, con el respaldo de buena producción de sus extensos viñedos.
Don Juan Giol fue integrante del Honorable Consejo Deliberante de Maipú y presidio la comisión encargada de la construcción del hospital “Diego Paroissien”, integrada en diciembre de 1904.
En 1915 se ausento de Maipú, rumbo a su tierra natal donde falleció el 23 de diciembre de 1936.
Por su parte el Sr. Gargantini, nació en Suiza, el 5 de noviembre de 1861.
Llego a la República Argentina al inicio de 1883, dirigiéndose a Mendoza, donde don Domingo Bianchi le proporciono trabajo.
Alentado por el auge que iba tomando la vitivinicultura opto por dedicarse a ella.
En 1896 como ya se ha señalado, se asocio a don Juan Giol fundando la sociedad “Giol y Gargantini”.
Al finalizar el contrato, en 1911, Gargantini cede a sus hijos la atención de los intereses que había creado, consistentes en propiedades y bodega en el departamento Rivadavia y viaja a Europa, donde se radica.
En 1927 regresa, pudiendo entonces apreciar el progreso experimentado por su patrimonio, a pesar de lo cual, luego de breve permanencia, retorna al lugar de su nacimiento, donde falleció en 1937.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA DE DON JOSÉ ALBERTO DE OZAMIS
-Ciudad de Maipú-

Esta asentada en el interior de la manzana comprendida por el Carril Ozamis y calles Palma, 20 de Junio y Vergara. El acceso primitivo a la misma estaba dado por un callejón que, desde el carril citado, se extendía al costado Norte del área ocupada hoy por la estación de servicio que funciona en la intersección de Ozamis y Palma.
Las sucesivas desafecciones que la propiedad originaria ha ido experimentando a lo largo del tiempo, condujeron a que, en la actualidad, lo que queda del predio y antigua residencia, se conecte con la calle Vergara mediante un pasillo existente entre las viviendas con numeración municipal 82 y 90.
En cuanto a sus condiciones y valores, diversos investigadores y numerosas notas periodísticas se han ocupado en poner de relieve, abundando, en todos los casos, en fundamentadas y valederas consideraciones en torno a su intersección en el pasado regional y en la necesidad de su preservación.
El R.P. Fray Brunet publico en 1964 un interesante trabajo titulado “Don José Alberto de Ozamis y su casa solariega”. En el cita antecedentes de la propiedad, describe la configuración primitiva de la residencia, especificando las distintas dependencias y sus respectivos destinos. Señala la ubicación del oratorio y puntualiza, además, los variados cultivos asentados sobre las parcelas circundantes.
El fraile mercedario, en ese ano 1964, alude a los macizos muros que como símbolos de la grandeza de otrora, soportan el peso de más de 150 anos de existencia.
A su vez, la Profesora Rosa Guaycochea de Onofri, en su libro “Arquitectura de Mendoza”, publicado en 1978, dice: “Se trata de una típica casona del siglo pasado que se ha conservado con todos sus atributos”.
La autora lamenta el estado deplorable en que, a la fecha de las referencias, se encontraba dicha edificación e igualmente sus terrenos aledaños.
Entre las publicaciones que han abordado el tema, el diario “Mendoza”, en su edición del 13 de mayo de 1979, termina una nota expresando: “La casa donde nació y cobijo la vida de los Ozamis, es parte de la historia de un pueblo joven que debe aprender a cuidar el patrimonio del pasado laborioso”.
En 1961, con motivo de cumplirse el primer centenario de la fundación de la ex villa Maipú por mediación de la actividad desplegada por el R.P. Fray Manuel A. Vásquez y la filantropía de Don José Alberto de Ozamis, su entonces propietario, nieto de este ultimo, don Eduardo Herrero Ozamis, facilito habitaciones y sectores de la vieja casona para la instalación del museo Histórico departamental, creado por la Dirección de cultura de la Municipalidad de Maipú en adhesión al acontecimiento.
Se aunó de tal manera la identidad de un pueblo, a través de los elementos rescatados, con los antecedentes del lugar donde habrían de exhibirse.
El 4 de Julio de 1964, la filial Maipú de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza coloco, en la galería de la Casa, una placa de bronce, que expresaba el reconocimiento institucional hacia la jerarquía histórica de la misma.
Como lo fuera el inmueble, esa estructura a que hace mención el Padre Brunet en su citado trabajo, con el transcurrir de los anos y por imperio de diversos motivos, ha sido objeto de distintos cercenamientos hasta llegar a la conformación actual.
Respondiendo a inquietudes estimulantes y promovidas por la entidad departamental mas arriba consignada, oportunamente se constituyo una comisión que tuvo como objetivo la adquisición de la propiedad para su posterior cesión a la Municipalidad de Maipú, sobre la base de destinos perfectamente identificados, Cumplido el primer paso, la transferencia se formalizo en julio de 1976.
A pesar de todo lo realizado y lo reiterativamente gestionado y tratado, cuyos detalles no son del caso enumerar en el presente capitulo, la definitiva y total incorporación, desde el punto de vista físico y legal, de la Casa de Ozamis al patrimonio comunal, no ha logrado la culminación concordante con la inspiración y lo actuado por quienes participaron del mencionado movimiento en tal sentido.
La residencia que nos ocupa, con todas sus cualidades históricas y tradicionales, se encuentra seriamente amenazada en su existencia, exigiendo, por lo tanto, especialmente desde los niveles oficiales, la aplicación de enérgicas medidas orientadas a su restauración y preservación, con vista a su oportuna colocación al servicio de los intereses culturales de la comunidad maipucina.
Si las disposiciones adecuadas no se adoptan a la mayor brevedad, desgraciadamente el tiempo nos mostrara un predio, de carácter histórico si, pero carente de toda presencia física de la que fuera casa de un ilustre ciudadano, que además de ejercer importantes funciones publicas, tuvo en 1861 el gesto altruista y visionario de donar tierras de su propiedad para la fundación de la ex villa departamental.
La esperanza y la fe subsisten y siempre, con el aval de gestiones que no se detienen, se espera una respuesta que concurra al recate de, por lo menos un sector, de lo que es un autentico testimonio de los orígenes de nuestro pueblo.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SEDE DE LA PRIMERA MUNICIPALIDAD DE MAIPU
-Ciudad de Maipú –

Ocupando los sitios 12 y 13 de la manzana 3, del plano correspondiente a Villa Maipú, elaborado por el agrimensor Pablo Pescara, se encontraba el edificio donde funciono la primera municipalidad del departamento, constituida el 22 de diciembre de 1872.
Ubicada sobre el costado Sur de la calle Teniente General Juan D. Perón en el tramo comprendido, aproximadamente, entre los 25 y 50 metros, tomando como referencia la intersección de la citada arteria con el carril Ozamis.

De la primitiva construcción aun quedan vestigios que han subsistido a las modificaciones y remodelaciones introducidas sobre la originaria estructura, asentada en terrenos que fueron propiedad de don Blas Barrera.
Dentro de los pocos ambientes que conformaban el edificio, se distribuyeron las oficinas para uso de las respectivas autoridades y para la atención de los aspectos administrativos de incumbencia del organismo.
En su primer destino, cumplió sus objetivos la Municipalidad de Maipú hasta 1874, en que se traslado a la casa existente en la esquina de Sarmiento y Padre Vásquez, donde en la actualidad tiene su sede la Comisaria Seccional 10?., al igual que otras dependencias oficiales.
En el citado lugar, su vigencia se prolongo hasta 1904, en que se propuso “la construcción de un nuevo edificio en la propiedad y edificio municipal existente”. Así pues, se estableció la ubicación que en el presente observa, en San Martin y Pablo Pescara, cuyo edificio solemnemente inaugurado el 23 de febrero de 1908.
Mientras la obra iba adquiriendo la dimensión proyectada, el organismo comunal se instalo, precariamente, en una casa particular, situada en la esquina Sur-este de las calles San Martin y Patricias Argentinas.
En cuanto a la integración de la primera municipalidad, sobre los fundamentos de la ley orgánica sancionada el 26 de agosto de 1872, respondió al acto eleccionario practicando el 1 de diciembre siguiente, donde resultaron e calidad de municipales titulares, los Sres. Cirilo Guevara, Víctor Urias Duboue, Luis Bazán, Rufino Ortega y José Albino Rodríguez y en condición de suplentes: Juan Francisco Guevara y José María Hirsuta.
La convocatoria se efectúa para el 22 de diciembre de 1872 y en la oportunidad, con la elección de su Presidente: Sr. Cirilo Guevara y Vicepresidente: Sr. Víctor Urias Dudoue, como así la asignación del cargo de Secretario – Tesorero a don Blas Barrera, queda formalmente habilitada la primera municipalidad de Maipú, lo que así se da cuenta al Ministro de Gobierno de la Provincia en comunicación del día siguiente.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPILLA DE OZAMIS
- Ciudad de Maipú -

Emplazada en los terrenos comprendidos en la esquina Nor-este de Ozamis y Sarmiento (actual destino de la Dirección Provincial de Vialidad – Divisional Maipú). Situada sobre el costado Este del citado carril, con frente a la cordillera, a pocos metros, aproximadamente 10. hacia el Norte de la intersección de ambas arterias.
La capilla levantada por Don José Alberto de Ozamis en los primeros meses de 1858, colocada bajo la advocación de “Nuestra Señora de las Mercedes”, sucedió en los oficios religiosos al oratorio ubicado en su residencia particular, el había incrementado su servicio publico a partir de 1835, cuando ceso el funcionamiento “por estar arruinada” la antigua capilla de los Sosa, que había iniciado sus actividades en 1817.
El que luego seria uno de los fundadores de la hoy ciudad cabecera del departamento, solicito en febrero de 1858 a las autoridades competentes la correspondiente autorización para que en ella se cumpliese con el precepto pascual.
Entonces la atención religiosa de la zona se cumplía por intermedio de la Capilla de Ozamis, como antes ocurría con la capilla de los Sosa, y considerando la influencia y los efectos que la practica y la vigencia espiritual tenia en la vida de los pueblos, aquella tuvo especial referencia en la disposición creativa del departamento.
El decreto de fundación de Maipú, dictado por el gobernador Juan Cornelio Moyano el 14 de mayo de 1858, estableció en su articulo segundo: “La Cruz de Piedra adoptara para lo sucesivo el nombre de departamento de Maipú, teniendo por cabecera el punto donde SE HA LEVANTADO EL NUEVO TEMPLO, bajo la denominación de villa Maipú...”:
El tal templo, a que hace mención el instrumento legal aludido, no es otro que el edificado por don José Alberto de Ozamis sobre la antigua calle “ de la Capilla de Mercedes”, y que a partir de 1892 lleva el nombre del distinguido ciudadano.
Así lo atestiguan caracterizados investigadores, R.P. Fray José Brunet, don Julio Fernández Peláez y también lo hace Monseñor José A. Verdaguer en “Historia Eclesiástica de Cuyo”.
De ahí entonces la singular importancia que en el proyecto religioso y orgánico del departamento tuvo la capilla de Ozamis, puesto que además de cubrir plenamente sus funciones especificas, sirvió como punto de apoyo para la creación del territorio maipucino.
Dicho templo resulto destruido por el terremoto producido el 20 de marzo de 1861.
A poco de ello, fundada la villa Maipú. El 31 de marzo de 1861, Fray Manuel A. Vásquez inicia la construcción de la nueva iglesia, frente a la plaza departamental, la que fue inaugurada en 1863.
El actual templo mercedario, construido en el mismo sitio que el anterior, se debe a la inspiración y acción del Padre Alfredo L. Vera, y el mismo, ya totalmente terminado, se inauguro en 1942.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPILLA DE PASCUAL SOSA (Los Sosa)
- Ciudad de Maipú –

Se encontró situada en la intersección de las actuales calles Ozamis y Tropero Sosa. Dicha ubicación la denuncia don Julio Fernández Peláez en su “Historia de Maipú” y la asevera el R.P. Fray José Brunet, que además la indica en la esquina Noreste de las citadas arterias. Desde este emplazamiento estuvo al servicios del pensamiento y del sentimiento religioso de la población zonal desde 1817.
Don Pablo Palma, en fecha 12 de febrero de ese ano, hizo donación de una fracción de tierra de su propiedad a don Pascual Sosa, para que sobre ella edificase una iglesia dedicada a “Nuestra Señora de la Mercedes”.
En 1821, el 10 de diciembre, este ultimo paso al patronato de la misma a su hijo Luis Sosa y Delgado. Medida que fuera reconocida el 11 de julio de 1827 por el Obispo Pedro Ignacio de Castro Barros, en uno de los viajes que efectuara a la provincia de Mendoza.
Ya en la postrimería de su actividad, don Luis Sosa cedió el patronato de la capilla y la misma continúo bajo la responsabilidad de su síndico, don José Nicolás Ozamis. Así lo refiere Monseñor José A. Verdaguer en “Historia Eclesiástica de Cuyo”.
Dicho historiador señala que fueron vice párrocos del citado templo, bajo la dependencia del cura de san Vicente, el Pbro. Pedro José de Honor en 1822, Fray Vicente Atienzo y Fereira, Agustino en 1824, Pbro. José Damian Gómez en 1826, Pbro. José Eduardo de la Reta y Videla en 1834 y Pbro. José Agustín Carrera y Videla en 1835.
En 1834 don Luis Sosa, en la idea de efectuar reparaciones en la capilla, solicita la autorización pertinente, a consecuencia de lo cual se produce una inspección, cuyas conclusiones indican el “estado ruinoso y peligroso de la capilla que exige su traslado a otro lugar mas apropiado”.
Por esta razón, la misma se sume en el silencio en 1835, luego de haber estado al servicio de la comunidad durante 18 anos, termino durante el cual recibió la visita de destacados representantes de la iglesia.
Al cesar su vida activa la capilla de los Sosa, adquirió mayor actividad pública el oratorio situado en la residencia de quien habría de ser uno de los fundadores de Villa Maipú, don José Alberto de Ozamis.
A partir de 1858, la corriente religiosa del lugar se canalizo hacia la capilla que el citado ciudadano erigiera, al igual que la anterior, bajo la advocación de “Nuestra Señora de las Mercedes”.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PRIMERA ESCUELA PARA NIÑAS EN VILLA MAIPÚ
- Ciudad de Maipú -

Funcionó en edificio levantado sobre el predio situado en la esquina Nor-este de las calles Padre Vásquez y Teniente General Juan D. Perón, ocupando el sitio N° 1 de la manzana 16 dentro del plano de villa Maipú, confeccionado por el agrimensor Pablo Pescara, y cuyo expreso destino era, precisamente, para el “establecimiento de la escuela de niñas”.
Razones económicas impidieron la realización simultánea, como estaba planificado, de dos escuelas, una para cada sexo, por lo que se opto por encarar primeramente la mencionada en el titulo, frente a la necesidad de atender el carácter de pupilas que observaría cierto numero de alumnas.
La edificación se llevo a cabo bajo la dirección del Presidente de la Comisión Escolar, R.P. Fray Manuel A. Vásquez.
Aquella se inicio el 26 de octubre de 1861, época en que don José María Irusta ocupaba el cargo de subdelegado, y las clases dieron comienzo el lunes 26 de abril de 1862, según lo informa don Blas Barrera, que por entonces desempeñaba esa función, en carta remitida al Presidente de la Comisión Filantrópica el día 26 del citado mes y ano. -
La obra que nos ocupa se concreto, con el aporte de la mencionada comisión, que solo entrego $600, o sea la mitad de lo prometido, y la contribución de vecinos, especialmente, a través de materiales y distintos elementos.
El R.P. Fray José Brunet, en uno de sus trabajos sobre el particular, señala que: “la obra duro 166 días, que con sus días de descanso, sumarian los seis meses, al cabo de los cuales se procede a su inauguración”.
Otras referencias del citado historiador indican que el costo total de la construcción alcanzo la suma de $ 661,58, como así que al maestro albañil se le abonaba un peso por día, mientras que los peones recibían dos a tres reales diarios.
El mencionado establecimiento educacional inicio sus actividades específicas bajo la responsabilidad de Juanita Segura, secundada por su hermana Catalina. Las mismas ya habían acreditado suficiente idoneidad en el ejercicio de la docencia en la ciudad capital de la provincia.
A través de los programas elaborados y del contenido de comunicación que cursa a los padres de las alumnas, Juana Segura demuestra su predisposición para el desarrollo orgánico de su labor y enuncia el concurso de asignaturas y principios conducentes a lograr una eficiente formación cultural y moral de sus jóvenes alumnas.
Juanita y Catalina Segura, en su condición de primeras maestras, de la primera escuela para niñas que funciono en la villa creada el 31 de marzo de 1861, percibieron, en aquella época y por algún tiempo, en concepto de sueldo, la suma de $25 por trimestre.
El paso de los anos se hizo sentir y la edificación fue deteriorándose hasta mostrar un estado ruinoso y peligroso, por lo cual la escuela debió ser trasladada hacia otra sede.
En cuanto al terreno, luego de referencias que consignan distintos propietarios en 1944 la sucesión de Salomón Daibes aduce haberlo adquirido, en remate publico, de la Dirección General de Escuelas de la Provincia.
En la actualidad continua como propiedad privada, afectada a residencia familiar y actividad comercial.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA DE DON JUAN FRANCISCO GUEVARA
- Russell -

Se haya situada al costado Este del carril Urquiza, a unos 600 metros al Sur de la calle Espejo y aproximadamente igual distancia de calle Pedro Molina - ruta provincial N° 60.
Una nota publicada en el diario “Los Andes”, edición del 5 de febrero de 1969, bajo el titulo “Residencia de Maipú ha cumplido cien anos”, ilustra con respecto a la misma. En tramos de su contenido se expresa:
“A poco de producirse el terremoto que en 1861 destruyo la ciudad de Mendoza, hubo un éxodo de caracterizadas familias hacia las zonas donde el fenómeno sísmico pudiera no tener tan graves consecuencias.

“Ese huir de la zona arrasada se prolongo por espacio de alguno, anos. Fue así que, a fines de la década del 60 don Juan Francisco Guevara, comenzó a levantar su casa con los medios más modernos de la época a unos 6 Kilómetros al sudeste de Maipú. Las paredes construidas con adobones de 1,20 metros de ancho, se fueron levantando hasta conformar una amplia casa con ciertas remembranzas del mas puro estilo colonial”.
“Los balcones, el altillo, las puertas, las ventanas con su enrejado, el infaltable aljibe y mil detalles mas dieron a la construcción un sello característico que la ubico entre las mas importantes casas de su época.
Sus numerosas habitaciones y salas pronto se vieron pobladas con el moblaje adecuado y adornadas con cuadros y pinturas, algunas traídas desde Perú”.
“Hoy a cien anos de la inauguración de la solariega casona, aun se continua experimentando, al recorrer su interior y su amplio corredor, el grato sabor de lo anejo”.
“Los muebles de los dormitorios, del comedor y demás ambientes conservan junto con la casa, todas las características de finen del siglo pasado”.
De acuerdo a estudios y experiencias logradas en viajes por Europa, don José R. Guevara, hijo del mencionado Juan Francisco, efectuó las complementaciones edilicias y ornamentales que la llevaron a la conformación y fisonomía actual, instituyéndole el estilo colonial español.
La antigua residencia, con su atractivo entorno, donde se destacan añosos arboles y prolijos espacios verdes, forman parte de una propiedad de 60 hectáreas afectadas a cultivos de viñedos, olivares y otras especies, en plena producción.
El inmueble precedentemente mencionado, pertenece a la Sociedad Anónima “Guevara Arenas”, integrada exclusivamente por descendientes del originario titular, quienes de tal manera demuestran un alto grado de fidelidad y respeto para con dicho legado de sus mayores.
Don Juan Francisco Guevara tuvo en su época una destacada actuación pública a nivel departamental y provincial.
Fue miembro de mesas electorales e inscriptoras en registros cívicos nacionales en reiteradas oportunidades. Municipal suplente, electo en diciembre de 1872 cuando se constituyo la Primera Municipalidad de Maipú, responsabilidad que, en carácter de titular, desempeño en 1875. Elector de gobernador de Mendoza en 1876, 1878, 1883 y 1886.
Elegido el 30 de junio de 1889, integro la Legislatura provincial, representando a Maipú.
Ocupo la Comandancia del Cuarto Regimiento de Guardias Nacionales, como así otras jerarquías en cuerpos similares.
Actuó como Subdelegado interino en el departamento, desde el 31 de julio de 1873, por espacio de algunos meses.
Por su parte, el Sr. José R. Guevara ejerció el cargo de Intendente Municipal de Maipú en 1929.
Sobre la base de su ubicación en el tiempo, por las características de su estructura y de su construcción, por los diversos elementos que le complementan, por la personalidad y labor desplegada, especialmente, en el marco de la comunidad maipucina por don Juan Francisco Guevara y don José R. Guevara, dicha casona encuadra meritoriamente dentro del acervo histórico y tradicional del departamento Maipú.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

USINA HIDROELECTRICA PERTENECIENTE A DOMINGO A. BARRERA
- Coquimbito -

Construida sobre el costado Este del Canal Pescara, en el tramo comprendido entre los 70 y 85 metros a partir de su intersección con la calle Alberdi, en sector colindante con la Zona Alcoholera, jurisdicción del distrito Coquimbito.
Allí el referido ciudadano efectuó los trabajos que requerían el espacio a utilizar de dicho canal, tales como piso y muros de contención, instalación de compuertas reguladoras, construcción de bocas de captación y expulsión de las aguas. Levanto los recintos adecuados para la ubicación de maquinas turbinas y demás accesorios, todo ello dentro de una concepción destinada a generar energía eléctrica.
La vivienda particular del Sr. Barrera, como así su establecimiento industrial afectado a la vinicultura, ocupaba el predio formado por las calles Alberdi y Juan Gerónimo Ruiz, sector Nor-oeste, ya dentro del distrito General Gutiérrez, y para extender hacia esos destinos de consumo la producción energética, construyo las líneas e instalaciones necesarias.
Según antecedentes, la bodega mencionada existía a la iniciación del presente siglo e indudablemente de época similar data el funcionamiento de la usina que nos ocupa.
A pesar de los anos transcurridos desde que esta dejara de prestar servicios, aun se observa buena parte de la originaria estructura exterior e interior de una obra que constituyo, probablemente, la primera experiencia en la materia que viera el departamento Maipú y una demostración del ingenio y capacidad del hombre para realizaciones de bienestar y progreso, especialmente considerando el tiempo y los medios.
Domingo Antonio Barrera había nacido el 11 de mayo de 1854 en territorio que después paso a integrar el departamento Maipú y falleció el 21 de julio de 1927.
Ejerció importantes funciones públicas, pero es indudable que su personalidad y su acción adquieren mayor relevancia cuando se lo ubica en la expuesta y en otras concepciones técnicas, en sus tareas agrícolas e industriales y en carácter de propulsor de la educación primaria.
En este último aspecto, entre sus gestos más destacables, figura la cesión gratuita del ámbito edilicio, como así implementos, útiles y material didáctico para la creación y funcionamiento, en 1903, de la escuela provincial N° 17, que luego habría de recibir la designación de “José Albino Gutiérrez.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ALTAR DE LOS FUNDADORES
- Ciudad de Maipú -

Se encuentra instalado en la capilla del costado Sur inmediata del acceso publico, en el interior de la Iglesia “Nuestra Señora de la Merced”.
Allí, descansan los restos de los fundadores de la ex-villa Maipú don José Alberto de Ozamis y R.P. Fray Manuel Apolinario Vásquez.
La obra fue inaugurada y bendecida el 31 de marzo de 1961, en el marco de los actos celebratorios del primer centenario de la creación de la hoy ciudad cabecera del departamento.

En la oportunidad Maipú, a través de la comisión designada al efecto, presidida por el entonces Intendente Municipal don Luis Muratori, realizo y coordino una serie de ceremonias destinadas a recordar el magno acontecimiento.
El Honorable Concejo Deliberante, en sesión del 15 de octubre del ano anterior había dictado la ordenanza N° 803, mediante la cual se establecieron las pautas constitutivas de un organismo encargado de los festejos y se instituyo 1961 como “Ano del centenario de la fundación de Maipú”.
La referida obra fue ejecutada por disposición de la “Comisión de homenajes conmemorativos del primer centenario de la fundación de villa Maipú, hoy ciudad cabecera del departamento”, en base a un proyecto perteneciente a su integrante Sr. Luis Juan Affif, quien a su vez ejerció la dirección general de la misma.
La construcción del altar propiamente dicho fue responsabilidad del Sr. Vicente Julio Daino, mientras que la confección y tallado de las urnas corrió por cuenta de los Sres. Pierino y Vicente Gaffuri. La pintura ornamental del sector fue realizada por los Sres. Enrique y Luis Marsonet.
En la mañana de ese 31 de marzo de 1961, los restos de don José Alberto de Ozamis y R.P. Fray Manuel A. Vásquez fueron extraídos desde el sitio donde reposaban, en el interior de la misma Iglesia, y colocados en las urnas respectivas, construidas en madera de petiribi y labradas a mano.
El traslado y ubicación en el altar estuvo a cargo del Senador Provincial Sr. Fernando Serre y Sr. Eduardo Herrero Ozamis - descendiente del co-fundador -, e Intendente Municipal Sr. Luis Muratori y Comendador de la Orden Mercedaria R.P. Octavio Chiavaroli.
Una vez cumplida esta emotiva ceremonia, que se vio realzada con la presencia de autoridades provinciales y departamentales, como buena cantidad de público, que siguieron con profundo recogimiento su desarrollo, bendijo las instalaciones y las urnas el precedentemente mencionado fraile mercedario.
Con discursos pronunciados por el Secretario de la comisión organizadora, Sr. Carlos H. Dolcemascolo y R.P. Octavio Chiavaroli, concluyo el acto a través del cual los restos de los fundadores de la ex-villa Maipú, R.P. Fray Manuel A. Vásquez y don José Alberto de Ozamis, pasaron a tener especial ubicación en el interior de la Iglesia “Nuestra Señora de la Merced”, donde, desde entonces en mas, recepcionan el reconocimiento y el homenaje de autoridades y pueblo de Maipú.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CUARTO REGIMIENTO DE GUARDIAS NACIONALES
- Cruz de Piedra -

Tuvo como asentamiento y campo de entrenamiento el sector de terreno, hoy destinado a parque y jardín, situado al Este de la antigua casona que perteneciera al primer subdelegado del departamento Maipú, don Juan de la Cruz Videla, en la localidad de Tres Esquina.
Según comentan viejos pobladores del lugar, sobre el muro que cierra el predio al naciente, se han localizado signos evidente de haber servido para ejercitaciones de tiro por parte de los hombres que componían el legendario Cuarto Regimiento.
En esa área, contigua al “Solar Histórico”, recurriéndose a la imaginación, podrá advertirse el despliegue del Comandante, Oficiales y Soldados dedicados a la debida y conveniente preparación con vista al mas efectivo cumplimiento de la misión instituida, consistente, de manera especial, en la defensa y seguridad regional.
Desde esa “avanzada civilizadora” que fue la Casa de don Juan de la Cruz Videla, se proyecto la dirección y la acción del cuarto Regimiento de Guardias Nacionales, que además de las tareas especificas precedentemente mencionadas, tuvo singular participación en distintos aconteceres provinciales.
Agustín Álvarez, en “Breve Historia de la Provincia de Mendoza”, transcribe comentarios relacionados con el terremoto ocurrido el 20 de marzo de 1861, expresando: “El Teniente Coronel don Juan de la Cruz Videla presintiendo desde su residencia la angustia en que podría encontrarse la población, reunió a su regimiento y sin esperar ordenes, se adelanto con treinta hombres armados de palas, azadones y demás herramientas para salvar heridos”.
Sublime y humana actitud que galardono al Regimiento y a su comandante que, desde su asiento en Cruz de Piedra, concurrió a la Ciudad de Mendoza para actuar decididamente en el rescate de heridos y en la represión de los desmanen que me cometían.
Según referencias que formula don Julio Fernández Peláez en “Historia de Maipú”, fueron jefes de dicha unidad: “José Albino Gutiérrez, Juan de la Cruz Videla, Rufino Ortega, José María Hirsuta, Cesar Palacio, Augusto Segovia, José Albino Rodríguez, Rufino Suarez, Lisandro Moyano, Juan Francisco Guevara, David M. Pena, Cirilo Guevara, Blas Barrera, Vespaciano Serpa y Eleodoro Biritos”.
El citado autor en la misma obra señala: “Cuando sobre la senda que llevaba a las misiones de Barrancas y Lunlunta, la huella del puma se borro por el ancho surco de los carretones bordeando las primeras tierras cultivadas; y en la Cruz de Piedra se bajo el ultimo mangrullo para espiar al indio, fue debido a la seguridad que ofrecía en ese lugar la presencia del Cuarto Regimiento de Caballería de Guardias Nacionales”.
Conforme a antecedentes suministrados por el Teniente Coronel Juan de la Cruz Videla, al 21 de agosto de 1859 la dotación de la unidad estaba constituida por 235 hombres. En tanto su número había ascendido a 483 en mayo de 1865.
Naturalmente, con el correr del tiempo, el cuerpo fue experimentando reestructuraciones concordantes con las necesidades que imponía el crecimiento poblacional del territorio y habrían de producirse también cambios funcionales, al igual que en materia de radicación y realización de mus practicas, a raíz de la instalación de las autoridades en la villa cabecera creada el 31 de marzo de 1861.
Pero es imperativo del presente recordar su originario asiento, en la antigua Cruz de Piedra, junto a la citada casona, centro entonces de las actividades administrativas y políticas de la región.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA Y ORATORIO DE IGNACIO SEGUNDO RODRIGUEZ
- Coquimbito -

Ocuparon terrenos correspondientes al ángulo Nor-oeste de la esquina formada por las calles Urquiza y Mitre.
El oratorio estuvo situado en la propia intersección, con sus muros Este y Sur, dando, respectivamente, sobre las arterias precedentemente mencionadas.
En su continuidad hacia el Oeste y en dirección al Norte, entrada de carruajes de por medio, se encontraba la amplia vivienda y sus dependencias complementarias, depósitos y bodegas con sus espaciosos patios y galerías.

Sobre el costado Oeste de la calle Urquiza y a escasos metros de la esquina ya citada, se mantiene todavía en pie, soportando estoicamente los rigores del tiempo, parte de la antigua casona.
El sector a que se hace referencia integro un inmueble de 40 Has, aproximadamente, originaria pertenencia del General José Albino Gutiérrez y de su hermano, Fray José Miguel Gutiérrez, pobladores que ya figuraban en la Cruz de Piedra alrededor de 1825.
Don Ignacio Segundo Rodríguez heredo de su madre, junto a otros bienes, la propiedad que nos ocupa, quien a su vez la recibió de su padre, el aludido militar, triunfador de ‘Punta del Médano”, batalla librada en la provincia de San Juan el 31 de agosto de 1821, frente a las fuerzas del General chileno José Miguel Carrera.
El valor histórico de la casa con su oratorio y consecuentemente del predio de sus asientos, esta instituido por su origen y su función, como así por la personalidad y la acción desplegada por sus sucesivos propietarios, hasta llegar a Ignacio Segundo Rodríguez, hijo del conocido Ignacio Fermín Rodríguez, “El Maestro de la Patria”.
Este ultimo, luego de su estadía en la provincia de San Juan, se radico en Mendoza, contrayendo matrimonio con Francisca Gutiérrez.
Don Ignacio Segundo Rodríguez, además de desarrollar una intensa actividad agrícola en la mencionada propiedad, ejerció distintas responsabilidades en el orden local y provincial.
Suscribió el acta de creación de la ex-villa Maipú el 31 de marzo de 1861 pasando a integrar la Comisión Fundadora a partir del 21 de abril de ese ano.
Dentro de esa función, le fue encomendado, en unión de otros caracterizados vecinos, la formulación de planos y presupuestos para la construcción de los edificios destinados al funcionamiento de las dos primeras escuelas para varones y para niñas, en el nuevo pueblo.
Fue diputado provincial, representando a Maipú en 1872, contador general de la provincia en 1876, integrante de comisión inspectora del Banco de Mendoza en 1878, tesorero y contador de la Superintendencia de Escuelas en 1879.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA DE LAS BÓVEDAS
- General Ortega -

Así llamada por la conformación de sus techos, constituyo el casco de la antigua “Estancia de los Molina”. Desde su origen, fueron sucesivamente sus propietarios caracterizadas personalidades del hacer mendocino, entre ellas, el General Pedro Molina Sotomayor, fervoroso colaborar del General San Martin en la formación del Ejercito de Los Andes y progresista gobernador de la provincia, Luis Molina Videla, que además de otras responsabilidades ocupo también la titularidad del Poder Ejecutivo de Mendoza y don Javier Molina Garcia1 que desempeño la función de subdelegado en Maipú entre 1870 y 1874, ejerciendo como diputado provincia], en representación del mismo departamento, en los anos 1879 y 1882.

Situada sobre el costado Sur de la ex-ruta nacional N° 7 -hoy R.P.N° 50-, a 500 metros aproximadamente hacia el Naciente desde el puente que sirve a la intersección de la citada con la autopista acceso Este y a unos 100 metros, en dirección al Oeste, del poste indicador del Km. 1061. A su frente, en amenazada estabilidad, se encuentra la señalización del Km. 16, en relación al trayecto desde la ciudad de Mendoza, por la mencionada ex ruta nacional N° 7.
Relatos relacionados con la época, dan cuenta que dicha residencia recibía, frecuentemente, la visita del Gran Capitán de Los Andes, cuando se hallaba en Mendoza empeñado en la formación de su ejercito.
Eran propicias las oportunidades para que su propietario de entonces, don Pedro Molina, le dispensara sus mejores atenciones, naciendo una reciproca amistad, cuyo recuerdo se prolongo en el tiempo y en la distancia.
Con cierta habitualidad, la señorial mansión se constituía en escenario para amables tertulias y acogedoras reuniones, con la participación de distinguidos miembros de la sociedad mendocina y en su momento, con la imponente presencia del General San Martin, a veces acompañado por su esposa, como así de ilustres jefes y oficiales de las fuerzas a su mando.
Informa la tradición que la amplitud de la casona, con sus hermosos jardines aledaños, se utilizaron para la realización en los primeros día de enero de 1817, de una brillante reunión social, a modo de despedida del Ejercito de Los Andes, en la proximidad de la partida hacia su destino libertador.
En cuanto hace al tema arquitectónico, la Prof. Rosa Guaycochea de Onofri, en su libro “Arquitectura de Mendoza”, califica a la” Casa de las Bóvedas”, como “uno de los ejemplos mas originales que hay en el país”, agregando ‘lo que otorga ese aspecto tan peculiar a la vivienda son las lindas cúpulas que en numero de cuatro, cubren el brazo Oeste que mira al Norte”.
Nos refiere las características y estilo de la obra, para expresar mas adelante: “Una palmera completa la visión casi árabe que ofrece esta casa, sin duda uno de los mas bellos exponentes de la arquitectura colonial argentina.
Ya en las paginas finales de su libro, la Prof. de Onofri dice:
“Desde que acabe el trabajo a la fecha, el abandono ha destruido la casa de las bóvedas... sin duda un ejemplar único en el país”.
Don Juan Isidro Maza, en uno de sus escritos al respecto, señala en su conclusión: “Yo te venero “Casa de las Bóvedas”, porque mas que centenaria te veo inmortal... elevo mis preces al Creador para que tus paredes... continúen siempre en pie y que tu techumbre y toda tu estructura sea venerada eternamente como otra de las reliquias históricas mendocinas”.
Así se manifestaba el Sr. Maza en abril de 1967, lamentablemente tan loables como emotivas expresiones de anhelo, no tuvieron el eco suficiente en el terreno de la realidad. El tiempo y las actitudes han dado lugar a un progresivo proceso de deterioro, para mostrar en la actualidad un estado verdaderamente preocupante.
Ahora solo tienen cabida dos alternativas: Una inmediata restauración que le permita exhibir de nuevo las características y prestancia de otrora, recuperando física, y en alguna medida espiritualmente, todos los factores que le instituyeron condiciones de singular exponente en el pasado regional, o, contrariamente, su continuidad en el camino hacia la destrucción total.
Si esta ultima perspectiva, sobre la base de oportunas y decisivas medidas, no se revierte, a pocos anos será recordable, únicamente, el predio donde tuviera asiento una centenaria casona, notoriamente engarzada en la trayectoria histórica y tradicional de la provincia y el país.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA DEL TENIENTE GENERAL RUFINO ORTEGA MOLINA
- Rodeo del Medio -

En el sector de su propiedad comprendido en la esquina sur-este de la ex-ruta nacional N° 7 -R.P.N° 50-, y calle “General Ortega”, rodeada de arboles y jardines, asentaba la casona que fue residencia del mencionado expedicionario al desierto.
Allí frente a la Iglesia - Santuario “María Auxiliadora”, paso, alternando con su casa capitalina, las últimas décadas de su activa existencia, dedicado a la atención de su importante patrimonio agrícola e industrial radicado en el distrito.
El edificio, al que se accedía desde el entonces camino nacional, con hermosos espacios verdes de por medio, constaba de buen numero de habitaciones, amplias galerías en los costados Norte y Sur y las adecuadas dependencias complementarias.
El cuerpo principal de aquel ocupaba aproximadamente el área que se extiende entre las sedes de dos instituciones bancarias que actualmente atienden, en su materia, los intereses de la zona.
En los fondos de la construcción que posteriormente se levantara sobre ese terreno, afectada en el presente al funcionamiento de un establecimiento comercial, se observan todavía vestigios de la antigua estructura.
La casa, con su entorno, formo parte de las casi 2.000 cuadras que el Teniente General Ortega adquirió, en 1886, a don Lisandro Moyano, superficie que comprendía desde el carril nacional hacia el Sur.
Dicha residencia, tanto en la época de su anterior titular, como así durante su trayecto como pertenencia del General Ortega, fue escenario de frecuentes reuniones donde convergían caracterizados miembros de la sociedad mendocina, de la cual ambos fueron conspicuos integrantes.
Don Rufino Ortega formo parte de la Primera Municipalidad de Maipú, constituida el 22 de diciembre de 1872. Ocupo la gobernación de la provincia, entre los anos 1884 y 1887. Represento a Mendoza en el Senado Nacional.
Su foja de servicios en el orden militar, involucra sus actuaciones en la campana contra el indígena dirigida por el General Julio A. Roca, su participación en confrontaciones armadas a nivel internacional y en diversos conflictos internos.
Rodeo del Medio, cuya villa cabecera fundara en agosto de 1907 sobre terrenos de su propiedad, conserva del Teniente General Ortega imperecederos recuerdos espirituales y físicos.
Había nacido en Mendoza, el 22 de agosto de 1847, falleciendo el 20 de noviembre de 1917. Sus restos reposan en la Capilla del sufragio, adjunta a la Iglesia - Santuario “María Auxiliadora”, de la mencionada jurisdicción maipucina.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA DE LUCILA BARRIONUEVO DE BOMBAL
- Rodeo del Medio -

Se encuentra al costado Norte de la actual ruta provincial N° 50 -ex-ruta nacional N° 7 -, frente a la calle San Martin, del citado distrito, dentro del inmueble que forma esquina con la calle denominada “Don Bosco”.
La antigua edificación se halla rodeada de grandes arboles que conforman un llamativo bosque.
Sobre la puerta de acceso, todavía se advierte la inscripción “San Ignacio”, que la propietaria instituyo en homenaje a la memoria de su esposo el Dr. Ignacio Bombal.
La construcción del chalet se inicio en 1895, con la idea de su utilización durante las épocas de verano.
A los pocos anos, al producirse el fallecimiento del Dr. Bombal, la Sra. Lucila se ausento con sus hijos al viejo mundo y los trabajos quedaron interrumpidos.
Retorno en 1905 y entonces dispuso la continuidad de la obra, bajo su dirección. La misma estuvo totalmente terminada alrededor de 1912.
De regreso de un nuevo viaje a Europa, donde permaneció por espacio de 7 anos, la Sra. de Bombal pasó a ocupar su casa de Rodeo del Medio en forma permanente.
Luego de algún tiempo desde su fallecimiento, ocurrido el 23 de mayo de 1955, sus herederos hicieron donación de la residencia y del parque circundante, con el fin de que fuese destinado al servicio de la comunidad, cosa que solamente se ha cumplido en forma parcial.
A raíz del abandono en que estuvo sumida y como consecuencia también de la despreocupación y de la irresponsabilidad humana, el paso del tiempo produjo serios deterioros, pero felizmente tales circunstancias no han llegado a afectar la estructura general ni la identidad de la casona que nos ocupa.
Su restauración total, con vista a una posterior utilización cívica y cultural esta procurándose en la actualidad por vía del entusiasta accionar de un núcleo de jóvenes del distrito.
La mencionada edificación, sobre la base de su antigüedad, de sus atributos arquitectónicos, de las características de su entorno, de su activa participación dentro del patrimonio vecinal y en memoria de quien fuera su propietaria, debe considerársela inserta en el acervo cultural e histórico del departamento.
La Sra. Lucila Barrionuevo de Bombal nació en Mendoza en 1869, contrayendo matrimonio con el Dr. Ignacio Bombal en 1887.
A lo largo de su vida, inspirada en el mas alto sentido de altruismo y solidaridad, se constituyo en protagonista de importantes obras que hoy continúan sirviendo a la comunidad de Rodeo del Medio, con proyecciones ciertas hacia el resto del departamento y también sobre jurisdicciones vecinas.
Dono alrededor de 30 hectáreas de sus tierras en el citado distrito maipucino para que la Institución Salesiana fundara una escuela de vitivinicultura, lo que ocurrió en 1901
Igualmente efectuó donación de terrenos para el establecimiento de las religiosas de María Auxiliadora, como también para que fijaran su residencia en la zona, construyeran su iglesia y escuela, las hermanas de la Sagrada Familiar.
Hizo lo propio con el área adecuada para el levantamiento de una escuela primaria, la que convertida en realidad, lleva el nombre de “John F. Kennedy.
No solo estuvo siempre dispuesta a favorecer la instalación y sostenimiento de obras de bien para la población, cuya enumeración precedente constituye ínfima parte de ellas, sino que también supo brindar su apoyo económico y moral a quienes lo necesitaban. Fue realmente una gran benefactora de la comunidad y de sus habitantes en particular.
En 1925, en uno de sus viajes a Europa fue recibida por Su Santidad el Papa Pio X, quien en merito a la notable obra filantrópica llevada a cabo la condecoro con un titulo de nobleza, diploma y medalla de oro.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASA DE RUFINO ORTEGA OZAMIS
- Fray Luis Beltrán -

Se encuentra emplazada sobre el costado Oeste de la calle El Resplandor a unos 500 metros de la intersección de la citada ruta con las vías del ferrocarril General San Martin, en dirección al sur-oeste.
Rodeado de corpulentos arboles y bien cuidados jardines que conforman un pequeño pero hermoso parque, el chalet que fuera del hijo del expedicionario al desierto, Teniente General Rufino Ortega Molina, muestra su peculiar figura que provoca la curiosidad y admiración de vecinos y viajeros.

La obra inaugurada aproximadamente en 1910, por todos los factores y elementos concurrentes a nivel de creación y de construcción, constituye motivo de excepción dentro del departamento Maipú, con pocas o ninguna semejanza en el ámbito de la provincia.
Su estructura interna, de muy singular ordenamiento y con distintos planos, dicen del personal sentido y del concepto de la distribución sectorial que prevaleció en su planificación y erección, apreciación que también cabe frente a la naturaleza del material empleado, donde la madera, además de sus objetivos comunes, ha sido utilizada en la conformación de espacios, pisos, cielo raso, escaleras, etc.
Concretando, la casa que nos ocupa, por sus características exteriores e interiores, por su concepción y su construcción, por su estilo y sus detalles arquitectónicos, por el hermoso mareo de arboles y flores que le rodean y en merito a su originaria función como residencia habitual de un gobernador de Mendoza, posee todos los atributos técnicos, tradicionales e históricos para ubicársela, con toda razón y justicia, dentro del patrimonio departamental y provincial en la materia.
Don Julio Fernández Peláez en su “Historia de Maipú”, al referirme al destacado hombre publico, comenta la existencia del “lujoso chalet que fue mansión de don Rutina Ortega (h), cuando en 1910 era gobernador de la provincia”.
En el presente la antigua residencia, con su entorno y terrenos aledaños pertenecen, por derecho sucesorio, al nieto del rubrado, don Luis Rufino Ortega, quien con toda dedicación y afecto la mantiene y la respeta.
Don Rufino Ortega Ozamis, nacido en Mendoza, el 7 de setiembre de 1872, luego de ejercer varios e importantes cargos públicos a nivel provincial, asumió la gobernación de Mendoza el 6 de marzo de 1910, entregándola en igual fecha de 1914.
Luego actue brevemente como Ministro de Obras Publicas y más tarde represento a su provincia en el Congreso Nacional en calidad de diputado.
Durante su titularidad del Poder Ejecutivo, dedico especial atención al incremento de la forestación del actual parque “General San Martin” y dio comienzo al arbolado del Cerro de la Gloria, sobre el que se erigiera el Monumento al Ejército de Los Andes, inaugurado el 12 de febrero de 1914, ya próximo a concluir su mandato.
La Memoria de su actividad gubernamental incluye diversas acciones enmarcadas en la organización administrativa y en el embellecimiento de Mendoza.
Propietario de buena extensión de tierras situadas dentro del distrito Fray Luis Beltrán. Fue un caracterizado y progresista vecino del lugar.
Realizo el fraccionamiento del sector de su inmueble comprendido al Norte de la estación ferroviaria “Fray Luis Beltrán”, cuya venta, en subasta publica, se inicio el 12 de junio de 1910, disposición que dio lugar al nacimiento de un conglomerado urbano que constituye hoy la villa cabecera del distrito.
Protagonizo distintos rasgos de generosidad. Con antelación a la fecha precedentemente mencionada había hecho donación de dos predios de 10.000 y 5.000 metros cuadrados, en el ámbito de la posterior villa distrital, para la construcción de una escuela y una comisaria, respectivamente, actitud que el Poder Ejecutivo le acepta mediante decreto expedido el 1 de marzo de 1910.
Mas adelante dono a la Institución Salesiana la fracción de terreno necesaria para levantar la Iglesia y Escuela que la misma posee en Fray Luis Beltrán.
Desarrollo actividades agrícolas e industriales en la zona.
Rufino Ortega Ozamis falleció en 1933.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

IGLESIA DE SAN ROQUE
- San Roque -

Tiene ubicación frente a la plaza homónima. Existió en la zona, originariamente llamada “La Riojita” o ‘La Rioja Pobre”, un modesto oratorio levantado con el esfuerzo de sus pocos y humildes vecinos.
En 1865 don Gerónimo Flores, propietario de grandes extensiones de tierra en el paraje dono una imagen de San Roque, actitud que a la postre daría nombre al mismo, aun cuando por varios anos continuo siendo individualizado por las mencionadas denominaciones.
La localidad que nos ocupa, se trata de una de las más antiguas dentro de la conformación actual del departamento Maipú.
Las perspectivas del lugar en materia religiosa, como así también en otros aspectos, fueron claramente advertidos por el R.P. Fray Manuel Apolinario Vásquez, que en 1871. Cura Párroco entonces de Maipú, dispuso el nombramiento de don Eduardo Godoy como presidente de la comisión encargada de levantar, en los terrenos donados por el Sr. Flores, la capilla, la escuela y el cementerio.
El titular de la comisión informa al fraile mercedario, en fecha 4 de noviembre de 1871, haber recaudado la suma de $150.- y reunido cierta cantidad de materiales. A pesar de resultar todo ello insuficiente para la ejecución de las obras, el empeño no decae y el Padre Vásquez, con la pertinente anuencia del Obispo Monseñor José W. Achaval, bendijo los terrenos y se iniciaron los trabajos en 1872.
Luego de las lógicas alternativas, el 14 de junio de 1874 se inauguro la Iglesia de San Roque.
En su construcción se utilizaron adobes de barro y madera.
Alrededor de 1922 se modifico su frente, erigiéndose el que actualmente ostenta.
Cobijada por una fisonomía moderna, se mantiene la estructura originaria, excepto el sector precedentemente mencionado.
Al respecto conviene señalar que la pared del fondo, detrás del altar, registra todavía mayor antigüedad puesto que fue parte del contorno del anterior oratorio existente en el lugar.
Del tema se han ocupado distintos investigadores, entre ellos, el R.P. Fray José Brunet y don Juan Isidro Maza, como así numerosas publicaciones periodísticas que han puesto de manifiesto los atributos instituidos por su origen, su trayectoria y sus servicios al sentimiento religioso de un pueblo que es ferviente cultor de sus tradiciones.
La atención de la capilla estuvo a cargo de la Orden Mercedaria hasta 1916. Luego de su dependencia de la Institución Salesiana, de Rodeo del Medio, y de la Parroquia de Palmira, fue erigida en parroquia en el ano 1961.
Esta iglesia concebida y levantada merced a la vocación y laboriosidad de uno de los fundadores de la ex-villa Maipú, R.P. Fray Manuel Apolinario Vásquez, con grandes esfuerzos humanos y económicos , conserva en sus gruesos muros de adobes y en sus viejos pilares y soleras toda la esencia y la expresión de una verdadera reliquia del pasado lugareño.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

POSTA DE SAN ROQUE
- San Roque -

Ubicada sobre el costado Este de la calle Lamadrid, a unos 800 metros de su intersección con el antiguo carril nacional - actual ruta provincial N° 8 -, inmediatamente de los terrenos donde me asentaba el primitivo cementerio, aledaño a la iglesia de la localidad.
La casona, con sus instalaciones complementarias, forme parte de las importantes pertenencias que el Sr. Gerónimo Flores poseía en la zona.
De la construcción originaria solo quedan vestigios, conformando una estructura que, aun con el paso de muchos anos, se remonta a época más avanzada. Últimamente fue posesión de don Ricardo García, heredándola luego sus hijos.
A su frente, hasta bien entrado el presente siglo, funciono una surgente de la cual todavía se advierte restos. Eran 4 salidas por las que manaban abundantes y cristalinas aguas, que llamaban la atención de los viajeros, provocando frecuentemente su detención.
Si bien la Posta de San Roque figura en la tradición en plena vigencia como tal, no se han localizado referencias documentales en cuanto a su reconocimiento oficial. La única que, dentro de la presente conformación del departamento Maipú, tuvo presencia en los numerosos antecedentes que ilustran sobre este particular, desde 1776 en adelante, es la Posta de Rodeo del Medio.
Sabido es que el Rio Mendoza, desde tiempos distantes, se cruzaba, principalmente, siguiendo el camino comunicante de las Postas de Rodeo del Medio y La Ramada y posteriormente con la Posta del Retamo, a poca distancia de la anterior, que adquiera prioridad a partir, aproximadamente, de 1810, usando la traza del carril Los Barriales.
Con el transcurso de los anos y según las posibilidades que brindara la naturaleza, para vadearlo se fueron utilizando otros sitios que dieron lugar a la apertura de otras vías de comunicación.
Cuando se habilito el hoy llamado carril nacional antiguo, ello permitió seguir su rumbo y, sorteando el Rio Mendoza, unir las poblaciones de Palmira y San Roque.
En consecuencia, por su situación a escasos 800 metros de ese pinito de vadeo, a partir del funcionamiento de la aludida vía de comunicación, la posta que nos ocupa debió constituirse en importante factor de apoyo para todos, troperos y viajeros, que transitaran por el lugar en busca de uno u otro destino.
Cuenta la tradición que por la Posta de San Roque pasaron ilustres personajes, algunos de los cuales descansaron en ella.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CEMENTERIO DE SAN ROQUE
- San Roque -

Ocupó terrenos colindante, con la iglesia de la localidad, dando frente a la plaza y también sobre calle Lamadrid.
En 1871 comienzan las gestiones tendientes a lograr la construcción de la escuela, la capilla y el cementerio y la idea nace de la inquietud progresista del entonces Cura Párroco de Maipú, R.P. Fray Manuel Apolinario Vásquez.
El fraile mercedario, que ya había demostrado concretamente su disposición creativa de pueblos, iglesias y escuelas dentro del ámbito de la provincia Mendoza, orienta sus impulsos hacia la mencionada región maipucina y a los efectos de llevar a cabo sus objetivos en la misma, designa al Sr. Eduardo Godoy presidente de la comisión encargada de recolectar los recursos necesarios a esos fines.
Dada la situación económica general de sus pobladores, no se obtienen, en principio, los medios suficientes para la realización y conclusión de las obras proyectadas.
A pesar de las perspectivas poco alentadoras que se manifiestan, estas no llegan a afectar el entusiasta y decidido accionar del Padre Vásquez y de la comisión respectiva, tanto es así que se bendicen los terrenos y las obras se inician en 1872.
La iglesia ya se encontraba construida a mediados de 1874 y obviamente el cementerio tuvo vigencia pública con antelación a esa fecha.
En información elaborada por el Comisario de San Roque, el 20 de agosto de 1902, dicho funcionario da cuenta a las autoridades competentes que ese ano ha sido clausurado el cementerio de la localidad y que se efectúan gestiones conducentes a la construcción de uno nuevo.
Esta circunstancia tiene ratificación, entre otros antecedentes que se desprenden de la actividad desplegada por la Junta de Fomento de San Roque, en constancia que data del 16 de junio de 1912. Allí se hace referencia al cierre de aquel, diez anos atrás aproximadamente.
El tiempo transcurre entre proyectos, trámites y consideraciones, y el actual cementerio de la zona es librado al servicio público el 27 de octubre de 1914.
El predio del antiguo camposanto, colindante por el Norte con el asentamiento de la que fuera la Posta de San Roque, esta en el presente ocupado por parrales y sobre la línea que da al costado de la plaza del distrito, se ha levantado un sencillo motivo ornamental, y junto a la base de su cruz, se destaca una placa metálica conteniendo la siguiente inscripción: “Cementerio -homenaje a los antepasados-1872 al 1916”.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

RUTA SANMARTINIANA - Carril Barriales
- (San Roque - Fray Luis Beltrán) -

Mediante resolución del 10 de agosto de 1814, el Director Supremo de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, don Gervasio Antonio de Posadas, designo “a su instancia y solicitud”, Gobernador Intendente de la Provincia de Cuyo, al entonces Coronel don José de San Martin.
En su rumbo hacia ese destino, el futuro libertador, llega a la Posta del Retamo, situada en la cercanía de lo que es ahora la plaza principal del departamento Junín, y anuncia al Cabildo de Mendoza su próximo arribo a la ciudad capital.

Mientras se reponía del esfuerzo realizado, desde dicho lugar remite a la mencionada autoridad provincial nota fechada el 7 de setiembre de 1814. En uno de sus párrafos expresa: “Anoche llegue a esta posta y no obstante lo que he sufrido en la marcha, llegare a esa al ponerse el sol para tener el placer de contarme en el numero de esa respetable y virtuosa corporación’.
El siguiente sitio que registraría el paso del prócer, ya en territorio luego maipucino, fue la Posta de Rodeo del Medio. En ella descanso brevemente antes de encaminarse en busca de la ciudad de Mendoza, a la que entro, como lo había previsto, al atardecer de ese día 7 de setiembre.
Para su contacto entre ambas postas, San Martin tuvo que utilizar el viejo carril “Barriales”, en sus respectivos trayectos dentro de los posteriores departamentos Junín y Maipú, cuyo itinerario unía en forma directa dichos puntos.
Por cierto deben tenerse en cuenta las modificaciones o rectificaciones, permanentes o transitorias, en menor o mayor grado, que el referido camino pudo experimentar con respecto a su trazado originario, a consecuencia, primeramente, de la carencia de campos alambrados con la consiguiente posibilidad de optar por desvíos o variantes. Luego por el asentamiento de pueblos y simultáneamente o mas adelante, a raíz de la delimitación de los terrenos, la implantación de nuevos cultivos, etc.
Dentro de ese panorama, también es de considerar las derivaciones resultantes de la conformación del suelo, donde proliferaban ciénagas, pantanos y distintos cursos de agua, como así los frecuentes deterioros que sufrían los puentes, de rudimentaria construcción, sobre acequias y desagües existentes en la zona, sin ser descartable, por otra parte, la búsqueda de mejores condiciones para el vadeo del Rio Mendoza, según fuese la temporada.
La antigüedad y prioridad del carril “Barriales” o de “Los Barriales”, se ponen de manifiesto a través de numerosas notas, informes y documentos.
El “plano de los caminos contratados entre el gremio de carreteros de Mendoza y don Francisco Serra Canal. -ano 1803-”(Archivo de Indias - Sevilla), inserto en “Historia Eclesiástica de Cuyo”, señala el recorrido de la ruta oficial desde Mendoza hacia el Este, la que luego de tocar la Posta de Rodeo del Medio, permitía el cruce del Rio Mendoza por el llamado ‘Vaso de las carretas”, para continuar hacia la proximidad del Rio Tunuyán, y dejando atrás la zona conocida como “Barriales”, llegaba a la Posta “La Ramada”, para avanzar seguidamente sobre la traza que tenia establecida.
El citado ‘Paso de las carretas” estuvo situado en el sector Norte de Las Islas, precisión avalada por la fijación que dicho documento grafico hace de los parajes de Las Barrancas y Lunlunta.
La mención de “Barriales” en aquel, esta individualizando un punto situado dentro de una gran superficie que respondía a esa denominación, por tratarse de terrenos afectados por iguales o similares características, cuya extensión llego a involucrar a la actual ciudad de San Martin.
Sabido es que la importante población precedentemente señalada, tuvo como primer nombre “Villa Nueva de Los Barriales”, el que fue suplantado en junio de 1823 por el de ‘Villa Nueva de San Martin”.
A poco del consignado ano 1803, sobre la vieja estancia del Retamo, inicio sus actividades la posta de ese nombre, que en 1810, según lo enuncia don Juan Isidro Maza, era atendida por don Francisco de Borjas Corvalan.
El Dr. Juan Ramón Guevara, catedrático notable y talentoso hombre de letras y de investigación, en informe producido a solicitud de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza-Filial Maipú-, con respecto a la Posta del Retamo, indica: “El lugar que otrora ocupaban la tierra y el edificio de la posta, ubica actualmente sobre la Línea Norte de la antigua carretera real a Buenos Aires - (después carril Retamo, Junín, villa cabecera del departamento)”.
El mismo Dr. Guevara, en uno de sus libros, recientemente editado, titulado “Marcos Guevara”, comenta la llegada y permanencia de San Martin en el Retamo y su posterior partida desde allí en dirección a la Posta de Rodeo del Medio, señalando: “Al trote llega a la orilla del Mendoza, que atraviesa cautelosamente por el vado de las tres islas”.
Por otra parte el Sr. Maza, en uno de los tantos trabajos elaborados sobre el pasado regional, publicado en el diario “Los Andes”, en diciembre de 1978, expresa: “Desde la primera época colonial, los terrenos que en la actualidad comprenden la ciudad de San Martin y sus alrededores recibían el nombre de “Los Barriales”. Ni siquiera el antiguo “Camino carril de carretas” pasaba por el lugar, en razón de sus terrenos pantanosos, y este tenia su recorrido por el paraje que se llamaba “los corrales negros”, distantes algunos Kilómetros del lugar donde en la actualidad se levanta la progresista y moderna ciudad de San Martin, paradero obligado de tropas, arrieros y carretas, que se le suprimió su nombre primitivo, para denominarlo después con el nombre de “Barriales”.
Desde entonces este quedo oficializado en la proximidad del sector que había constituido el antiguo asiento de la individualización regional.
El diario “Mendoza”, en su edición del 26 de enero de 1980, publica nota en torno a la Ciudad de Palmira y en su transcurso, al comentar las andanzas del vencedor de San Lorenzo por esos lugares en época de la preparación del Ejercito de Los Andes, dice: “por ese entonces el cruce del Rio Mendoza se hacia por el Carril Los Barriales, tocando los “corrales negros” del que aun se conservan vestigios en la zona de Isla Grande, departamento Maipú, puesto que allí el rio era mas angosto”.
Resulta de interés consignar que dada la conformación de las islas -Grande y Chica-, las aguas del citado Rio Mendoza se desplazaban extendidas por distintos brazos, en consecuencia el menor caudal de cada uno de ellos, posibilitaba el vadeo con mayor facilidad.
El mismo diario “Mendoza”, publica el 10 de octubre de 1982 un comentario titulado “Por la Posta del Retamo paso el General San Martin”, en el inicio de su desarrollo puntualiza “Por el Retamo cruzaba un camino por el que transitaban lentas y enormes carretas que unían a Mendoza con Buenos Aires. Había también una posta...”.
Antecedente localizado en el Archivo Histórico de Mendoza, fechado en Junín el 23 de marzo de 1866, hace mención a la “vía del transito publico al litoral por el Carril del Retamo” y a su pasaje por el Rio Mendoza.
Las referencias descriptas y muchas otras afines al tema, constituyen innegables elementos probatorios de la directa relación existente entre la primitiva ruta inserta en el plano de 1803, como “Antigua carretera real a Buenos Aires”, “Camino carril de carretas”, con el “Carril Los Barriales”, (o carril Retamo), sobre el hoy departamento Junín.
En cuanto hace a Maipú, viejas y modernas documentaciones graficas, como así indicaciones viales, marcan el itinerario del carril “Barriales”, desde su enfrentamiento con su similar del vecino departamento, Rio Mendoza de por medio, a partir de la margen izquierda del mismo, en la cercanía del extremo Norte de Las Islas.
Dicho camino, que en algunos croquis figura con el nombre de “Santa Blanca”, desde tal reiniciación, sigue en línea oblicua hasta tomar contacto con el antiguo carril nacional, actualmente ruta provincial N° 8, a la altura de la localidad de Santa Blanca, en jurisdicción del distrito Fray Luis Beltrán.
En el presente, si bien no en optimas condiciones, sirve con cierta eficiencia al transito general. Especialmente utilizable por vecinos y agricultores radicados en su adyacencia.
Cuando en 1854 el Gobierno de la provincia dispone la anexión, a la subdelegacia de San Martin, de tierras comprendidas en el luego territorio de Maipú, al determinar el costado Oeste del área a incorporar, hace mención al “camino de los Barriales”.
Lo propio ocurre al producirse la división política del departamento Maipú, en julio de 1858, con respecto al segundo y tercer cuartel del tercer distrito.
Como en los casos mencionados, otras disposiciones oficiales hacen alusión al carril “Los Barriales”, por ejemplo, el 9 de febrero de 1887 al crearse la comisaria con asiento en la ‘Vuelta de la Ciénaga” y cuando mediante decreto emitido el 28 de julio de 1908 se autoriza la reparación de la calle que comunica dicha ruta con la estación Barcala.
Jorge Guillermo Ortiz Ávila. en un trabajo presentado al Instituto de Geografía, Facultad de Filosofía y letras, de la Universidad Nacional de Cuyo, titulado: “San Roque un distrito de pioneros -la tierra y el hombre”, en uno de sus pasajes expresa “El mas antiguo en uso parece ser el carril “los Barriales”, y por el se llegaba al poblado de ese nombre, ubicado hoy día en el departamento Junín. Se trataba de un camino por terrenos bajos y barrosos y de allí proviene su nombre. En su trayecto por el distrito San Roque, el carril se extiende entre el Rio Mendoza y el carril Valle Hermoso y se continua hacia el sector de Santa Blanca, en el distrito Fray Luis Beltrán”.
“El carril nacional antiguo y el antiguo carril Los Barriales, corren casi paralelos y constituyen dos de las rutas históricas mas importantes de la provincia de Mendoza”.
Igualmente, otros antecedentes demuestran fehacientemente que el citado carril “Los Bardales”, constituía la única vía de comunicación, oficial y directa, al servicio del trafico general proveniente del litoral, desde la Posta del Retamo hacia la Ciudad de Mendoza, pasando por Rodeo del Medio, o vice versa, en la época que nos ocupa, y con alguna variación, durante mucho tiempo después.
Testimonio existente en el Archivo Histórico de la Comuna local, originado en la Municipalidad de Junín el 9 de abril de 1888 y destinado al presidente de la Corporación maipucina, resulta sumamente ilustrativo en cuando al tema que se trata. Su texto es el siguiente: “Para dejar expedito el camino carril que conduce a la Ciudad vía de Los Barriales, se hace indispensable el concurso de esa Municipalidad y en esta virtud suplico al Sr. Presidente se sirva ordenar a quien corresponda la disecación de un gran pantano que existe La Rioja, en la cercanía de la finca de Don Alberto von Kunoski”.
“Un poco mas al Naciente y al llegar al primer brazo del Rio, existe una caída de agua que ha inutilizado el camino en un espacio de dos o tres cuadras a tal punto que es difícil pasar por allí a caballo”.
“Siendo esta vía de mucho trafico y la mas indispensable para los que viajan a Junín y Rivadavia, le suplico dicte la resolución que convenga para obtener la pronta reparación de ese camino”.
El contenido del precedente documento ofrece varias reflexiones. Entre ellas, que a esa fecha el carril "Los Barriales”, continuaba en su carácter de ruta prioritaria para el transito entre la ciudad de Mendoza y los mencionados departamentos del Este.
Además, al citarse el “primer brazo del rio”, esta indicando la existencia de otro u otros, lo que asevera su recorrido sobre terrenos de Las Islas.
Esto ultimo, también esta evidenciado en el “plano comparativo del camino de la travesía con el camino abierto por la frontera del indio”, (de Mendoza a San Luis), inserto en “Historia de Mendoza”, de Monseñor José A. Verdaguer.
En la actualidad, al comienzo de lo que fue jurisdicción del Rio Mendoza, en su sector al Poniente, la línea del camino que nos ocupa experimenta la interferencia producida por obras de irrigación practicadas en fecha relativamente reciente.
Versiones proporcionadas por vecinos del lugar dan cuenta que todavía, a partir de allí, es perceptible con facilidad su traza hasta tomar contacto con el lecho del rio propiamente dicho, aun cuando su recorrido resulta imposible de realizar, de no ser a través de medios sumamente adaptados, dada la conformación y el estado del terreno.
En función ratificatoria, los antecedente, documentales, literarios y gráficos, que han servido a la elaboración de este trabajo, muchos de los cuales se insertan o se comentan en su desarrollo, dejan claramente demostrado que la trayectoria del carril ‘Los Barriales”, en el ámbito del actual departamento Maipú asumió la continuidad de aquel de igual nombre extendido sobre tierra, del departamento Junín, con las eventuales variaciones anteriormente descriptas. Por lo tanto, constituyo el vinculo de contacto, directo y obligado, entre las Postas del Retamo y Rodeo del Medio.
En consecuencia, es indudable que el General San Martin, el 7 de setiembre de 1814, luego de recorrer el carril "Los Barriales” perteneciente al hoy departamento Junín, vadeando el rio, hizo lo propio con su homónimo luego maipucino, desde su punto de apoyo en la margen izquierda del Mendoza, hasta su intersección con la actual ruta provincial N° 8 -antiguo carril nacional-, para continuar por este rumbo en busca de la Posta de Rodeo del Medio y en adelante, siguiendo el camino habilitado entonces, dirigirse a la ciudad capitalina.
Reviste características altamente singulares, en sus apreciaciones históricas y afectiva, el hecho que el Gran capitán de Los Andes haya transitado el legendario carril "Los Barriales” y su continuidad hasta la Posta de Rodeo del Medio en ese 7 de setiembre de 1814, cuando, pisando por primera vez tierras mendocinas, concurría a la asunción del gobierno de la Provincia de Cuyo y por ende a la organización de su magnifica empresa libertadora.
El precedente mencionado se vigoriza con la consideración de los futuros y reiterativos recorridos que el prócer hizo sobre ese camino en oportunidad de sus posteriores viajes hasta y desde Buenos Aires.
Frente a la certeza que los antecedentes y referencias instituyen en cuanto a la trayectoria de ese tramo y sin la participación de otras argumentaciones que se estiman obvias, resulta razonable y justo que al itinerario utilizado por el vencedor de San Lorenzo desde el inicio del carril "Los Barriales”, junto a la jurisdicción izquierda del Rio Mendoza, hasta la Posta de Rodeo del Medio, se le reconozca oficialmente el carácter de “RUTA SANMARTINIANA”, conformando así inquietudes e intenciones ya vigentes en niveles vecinales e institucionales del departamento Maipú.

Todos los Derechos Reservados - Municipalidad de Maipú - Pablo Pescara 190 - C.P. 5515 - Tel. 54 261 4972448